domingo, 9 de noviembre de 2014

El reto de las dos ruedas

"TODO LO QUE NO SE INTENTA SIGUE SIENDO IMPOSIBLE". Con esta frase comencé la mañana y me motivó, empujándome a hacer algo que había postergado por años. 



Las confieso que a mis 29 años no sabía manejar una bicicleta y todo a causa de un accidente que tuve en la infancia. 

Hace muchos años celebrábamos en familia el día de los Reyes Magos (una extensión de la Navidad muy popular en España y los pueblos andinos) en el centro poblado denominado Barba Blanca, perteneciente al distrito de Santa Rosa de Callahuanca en la provincia de Huarochirí. El caso que después de la Bajada de Reyes, me encontraba jugando con unos parientes en una de las estrechas calles cuando de repente un ciclista perdió el control de su vehículo y me arrolló terminando yo tirado en sobre el césped y con el rostro ensangrentado por un corte en la mejilla. 

Desde entonces le cogí un pavor a las bicicletas y siempre me negaba a montarme en una. Para mi los fines de semana eran bastante incómodos, porque mis hermanos y prima salían en sus bicicletas y yo no podía seguirlos, con los años igual pasó con mis amigos que siempre me invitaban a dar paseos y yo me negaba inventando cualquier excusa que me liberase del momento. 

A principios de este año tuve las ganas de vencer ese miedo y no pude, fue recién hace algunas semanas que estuve disfrutando de unos días maravillosos en la ciudad de Arequipa que mi amigo y anfitrión me dijo "Si supieras andar en bici, haríamos un bonito recorrido por la ciudad y alrededores" ¡Vaya! eso fue como recibir un bofetón. 



Hoy desperté con esta frase en la cabeza "TODO LO QUE NO SE INTENTA SIGUE SIENDO IMPOSIBLE" así que después de desayunar le dije a mi hermano, "Vamos, hoy si o si aprendo a andar en bici". Fuimos al parque, rentamos nuestras respectivas bicicletas y comenzamos a la intentona de no caer, de no chocar, de no hacer espectáculo, de repente se me ocurrió ir una calle con empinada pendiente y fue así que con la velocidad logré la estabilidad y equilibrio deseados, cuando cogí mayor velocidad me eché a pedalear y ya estaba todo logrado.

En menos de una hora aprendí a manejar una bicicleta, tuve las ganas de hacerlo y lo logré.   

14 comentarios:

  1. Yo si que muero por las bicis, siempre y cuando esté bien sujetas al suelo u.u Te hago todas las sesiones de spinning que quieras, feliz de la vida, sin culete, pero feliz. Hasta ahí llego yo.

    Yo también tuve mi trauma de chiquita con mi bici, perdí el equilibrio y venía con una botella de Coca Cola de 1 litro, de esas de vidrio de antes, y con el golpe se rompió y un trozo de cristal se clavó en mi pierna y vi taaaaaanta sangre!!! Jamás quise volver a intentarlo. Tenía 6 años entonces y hasta los 19 no volví a montarme en una, a insistencia de mi mejor amiga, que se empeñó en enseñarme. Yo también logré el equilibrio con la velocidad, hasta que quise parar la bici y no pude :( Mi amiga me dijo que choque contra algún sardinel para parar y bien obediente, voy y me choco y la bici paró, pero yo no ¬¬ Yo salí volando y aterricé en vereda, sobre mi barbillita :( Ni más u.u

    Becho <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menuda experiencia en tu niñez. Andar en bici es lo máximo, se siente re bien. Besote Mina!

      Eliminar
  2. Nunca me he molestado en aprender a montar en bicicleta y aunque tampoco lo considero algo necesario sí que alguna vez he pensado que estaría bien intentarlo.

    Abrazotes.

    ResponderEliminar
  3. Andar en bici es genial.. sentir el aire que te golpea la cara mientras ver bellos paisajes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una bonita experiencia además que es un vehículo muy útil.

      Eliminar
  4. no se como no lei esta entrada! caray! esas son buenas noticias! me alegra mucho! de verdad me alegra mucho!

    ResponderEliminar
  5. Cualquier persona sarcastica diría "aprender a manejar en bici, ¿quién no puede?"... pero en tu mensaje das a entender lo mismo que has resaltado "todo lo que no se intenta sigue siendo imposible". Muy buena entrada y experiencia... superar un trauma que era tuyo... muy buena entrada, vuelvo a decir.

    Saludos!

    pd. Arequipa, qué lechero que estés allá... cómo me encanta esa ciudad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Superé ese miedo de la infancia y es lo que me hace feliz y mejor poder andar en bici. Arequipa es espectacular!!!!

      Eliminar
  6. JC ya ví tus fotos del logro por el face.

    ResponderEliminar
  7. vientos :3, es un gran gozo eso de andar por bbici

    ResponderEliminar