viernes, 14 de agosto de 2015

Totalidad e Infinito en el Ateísmo según Emmanuel Levinas


Para fundamentar la noción del ateísmo, Emmanuel Levinas se basa principalmente en la noción de la Creación, que no es científica sino que parte de la fe, tomado por el monoteísmo de las religiones y llevando a la Metafísica de la Separación al Método Fenomenológico, y para esto el autor analizará dos nociones filosóficas para justificar la Creación desde la cual se percibe la idea de la trascendencia hacia lo Absoluto, el salir y volver a la misma infinitud.


La primera de las nociones es la cartesiana donde la idea de los infinito sobrepasa todo pensar, y la segunda es la teoría platónica del Bien en la trascendencia de toda esencia.

Para nuestro autor, la Creación le permite plantear la Metafísica de la Separación basado en la Metafísica alternativa que niega la alteridad y que conlleva a una totalidad; y la Metafísica de la participación, la cual se fundamenta la ética y la idea de lo infinito.

Levinas en su libro "Totalidad e Infinito" se refiere a la "Idea de los infinito que supone una separación de Mismo respecto de Otro, pero esta separación no puede apoyarse en una oposición a Otro" se refiere claramente a la existencia de dos seres que están separados entre sí; Mismo que es el sujeto " para sí " y Otro que es la alteridad, en este caso se refiere a Dios. Esta separación de Mismo y Otro es radical que efectúa la imposibilidad de totalidad porque el Otro tiene una absoluta trascendencia "que debe producirse como inintegrable" no puede entregarse al pensamiento de Mismo, ósea no puede contenerlo por ser también infinito y ser una alteridad, y por lo mismo no existe una participación de unidad entre estos seres porque si lo hubiera se realizaría una totalidad.

La Separación que se produce surge desde una vida interior llamada psiquismo que se resiste a la totalidad, a la unión.

Asimismo la Separación se efectúa por el efecto cronológico, en el tiempo lógico de Mismo en su pensamiento teórico y en la Absoluta trascendencia acrónica de Otro es donde no hay ni después (efecto) ni antes (causa), en donde se produce la infinitud al no estar unido por el tiempo.

Ante estas teorías, Levinas asegura que esta separación puede terminar en un retornar de Mismo a Otro " el ser que piensa parece al principio que se ofrece una mirada que lo concibe como entregado a un Todo (la creación). En realidad no se entrega en Él más que una vez muerto" por lo tanto, la muerte es algo que totalizaría, daría unidad al Mismo (hombre) y a Otro (Dios) en la unión trascendental; puesto que, estarían en tiempos cronológicamente iguales, mientras la finitud de Mismo no se realiza este sigue siendo un ser infinito; ya que no es acabado aún, sino que muta (lo fluyente en Heráclito).

Pero, este autor reprocha esta unión; por consiguiente, la totalización. Esta unión "metafísica nacida de la ontología griega para privilegiarla como principio de pensamiento juzgue negativamente la multiplicidad y la Separación de lo uno y lo múltiple" . Para Levinas, sería la imposibilidad de la Separación de Mismo y Otro, y la imposibilidad de infinito, en términos cristianos sería entre Dios y el mundo y es allí donde su pensar en la Creación sugiere la positividad de  la Separación de ambos.

La Separación, explica Levinas, da lugar a que el Mismo, el hombre, pueda realizar su propio destino en su nacer y morir sin que estas posibilidades repercutan en su realidad como persona infinita, realidad que no debe ser cogida por el tiempo universal que es el que da paso a la totalidad de los entes.

La idea del nacimiento del hombre que proviene de la nada, es nihilo, expresa una multiplicidad que conlleva al infinito no unida hacia una totalidad. En palabras de nuestro autor sería una relación sin relación, sin unidad. Pero esta no relación no implica que los seres puedan entablar una relación en la Separación que ejercen. En el caso del cristianismo lo único que une al hombre y a Dios, que se encuentran en dimensiones distintas, sería la creencia en la fe; esto es referirse a una adhesión por lo tanto a una totalidad; pero esta relación es impuesta por el grado de "parentesco", Padre e hijo.

Sin embargo, la Separación que da la infinitud al Mismo y a Otro supone una posibilidad de vivir distanciados y esta realización supone en el hombre creado sea un ser autosuficiente, libre a sentirse independiente del aquel ente, Otro, que lo ha creado. Y en esta observación de tal situación Levinas llama  Ateísmo. "Se puede llamar Ateísmo a esta separación tan completa que el ser separado se mantiene no sólo en la existencia, sino participan el ser separado, capaz de adherirse en el por la creencia" El hombre desconoce su origen de creación; por lo tanto, es libre de plantearse su propia realidad.

Con este Ateísmo, Mismo adquiere su independencia, ser libre tener su propia interioridad que se vincula con el Yo egoísta que niega la Totalidad y hace posible la idea de Infinito.

Levinas agradece a Otro esta separación con Mismo: "... Gloria grande para el Creador de haber puesto un ser capaz de  ateísmo, un ser que, sin haber sido causa Sui, tiene la mirada y la palabra independientes y está en su casa, cabe sí mismo". Por consiguiente, reluce la noción de creación, ya que esta implica un deber del creado para el Creador y es un depender de Él, pero Mismo es un ser independiente de Otro porque se va determinando así mismo y por sí mismo y ejerce el poder concedido y se ubica exteriormente de la totalidad.

La Creación de la nada, ex nihilo, pone al ser conceptual en su libertad. Levinas fundamenta esta libertad la cual refiere una justificación que la hace limitada. Cuando la libertad se ve enmudecida al ser reclamada por Otro sobre sus acciones de Mismo y es en este cuestionamiento de Otro en que la libertad es justificada y envestida, y en la posibilidad que el Otro se dice desde soy libre es donde se forma la estructura de un ser creado, un ser moral que es el milagro de la Creación.

En conclusión, para Levinas, la Creación significa una separación de una unión totalizante a una incisión infinita donde el hombre, Mismo, puede realizarse independiente de su Creador; ya que no cuentan con el tiempo cronológico y es sólo la muerte que lo une nuevamente en una totalidad, pero antes el ente teórico, Mismo, es libre por aquella separación que hace que desconozca su origen en lo que Emmanuel Levinas llama ateísmo, la plena separación no dependiente del hombre y Dios.

Eder Salcedo Guevara

Bibliografía.
Emmanuel, Levinas; Totalidad e Infinito, Ed Sígueme, Salamanca 2012.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario