domingo, 4 de octubre de 2015

EL ARTE DE SER PACIENTE


“Miren cómo el labrador espera el fruto precioso de la tierra, siendo paciente en ello hasta que recibe la lluvia temprana y la tardía” (Santiago 5:7)



En un mundo donde todo suele ir muy deprisa, resulta vital detenerse un momento a contemplar todo aquello que estamos construyendo o transitando. Pareciera que todos nosotros estamos corriendo en una carrera contra el tiempo sin saber si quiera a dónde nos dirigimos.

La paciencia es una virtud que requiere ser desarrollada como parte de un crecimiento integral para cada persona. Todo en esta vida está orientado al balance y al equilibrio, y en nuestra realidad, no podemos estar solamente acelerando la marcha sin darnos la oportunidad de apreciar los momentos bellos o trascendentes de nuestra existencia.

La paciencia no es solo la capacidad de esperar, sino también la habilidad de mantener buena actitud mientras esperas.

Bendiciones en este gran día para todos!

Fray Daniel Medina Guzmán, OP

1 comentario:

  1. jejejeje leerte me ha ayudado! yo suelo tener paciencia he aprendido a tenerla, soy de esas personas que quiere todo YA! para ayer! pero he aprendido a ser paciente! al punto que me cubre como un manto que me disfraza!
    MI abuela que para tener solamente primaria y encima incompleta era una mujer muy sabia! La paciencia se aprende hijo! mejor que la aprendas a tu ritmo!

    ResponderEliminar