miércoles, 4 de noviembre de 2015

EL VALOR DE AYUDAR


“Dos son mejor que uno, porque sacan más provecho de sus afanes. Si uno de ellos se tropieza, el otro lo levanta” (Eclesiastés 4:9-10)


¿Sabemos tender una mano al que lo necesita?


El ser humano por naturaleza es competitivo y busca instintivamente sobrevivir ante todo aquello que se le presente como dificultad. Tendemos a fijarnos solamente en nuestro recorrido individual, lo cual es importante para nuestro crecimiento integral, y no reparamos en que quizás alguien muy querido o cercano a nosotros está atravesando una situación complicada en la que requiera que alguien le tienda una mano. Todos hemos pasado alguna vez por situaciones difíciles y hemos sentido la necesidad de ser asistidos.

¡Qué bien se siente cuando existe alguien que te ayuda a levantarte en donde todo alrededor parece solitario y vacío! Es gratificante para el que ayuda y reconfortante para el que es ayudado.

Rescatemos el valor de saber ayudar a los demás. Recordemos que no estamos solos en el mundo, sino que somos parte de un mundo.

Bendiciones para todos en este día!

Fray Daniel Medina Guzmán, OP

No hay comentarios.:

Publicar un comentario