lunes, 24 de febrero de 2014

La mujer que gobernó el Perú

Pocos lo saben, pero hubo una época en la cual el Perú estuvo bajo el mando de una mujer. Fue un periodo de diez meses y como dirían muchos de sus detractores: "Francamente que con ella no nos fue del todo mal..." 


Fue Doña Ana de Borja, Condesa de Lemos y Virreina del Perú dama de veintiséis años quien gobernó esta bendita tierra por espacio de diez meses, esto gracias a una cédula real, nada menos que de Su Majestad la Reina Doña Mariana de Austria, quien ejercía la regencia de la monarquía española durante la minoría de edad de su enfermizo hijo el Rey Carlos II (último monarca de la dinastía Habsburgo en España o también conocida como Casa de Austria). Cuando el Conde de Lemos fue nombrado Virrey, la Real Cédula autorizaba en dejar las riendas del reino en manos de su consorte, en caso éste se vea obligado a abandonar la ciudad de Lima. 

Con la Real autorización, cuando el virrey tuvo que viajar de urgencia a Puno, quedó Doña Ana de Borja en la Ciudad de los Reyes presidiendo la Audiencia. Su gobierno duró desde junio de 1668 hasta abril del año siguiente.  


El pequeño Rey Carlos II con su madre Doña Mariana de Austria

En realidad de este periodo de la historia poco se sabe, para dar fe de ello un funcionario de la época, el señor de Mendiburu escribió lo siguiente sobre el tema: 

"Al emprender su viaje a Puno el conde de Lemos encomendó el gobierno del reino a Doña Ana, su mujer, quien lo ejerció durante su ausencia, resolviendo todos los asuntos, sin que nadie hiciese la menor observación, principiando por la Audiencia.que reconocía su autoridad. Tenemos en nuestro poder un despacho de la virreina, nombrando un empleado del tribunal de cuentas que dice: "Don Pedro Fernández de Castro y Andrade, Conde de Lemos y Doña Ana de Borja, su mujer, condesa de Lemos, en virtud de la facultad que tiene para el gobierno de estos reinos, atendiendo a lo que representa el tribunal, he venido a nombrar y nombro de muy buen agrado...""   

Doña Ana de Borja y Doria era hija de Don Francisco de Borja y Aragón y Centelles, Duque de Gandía, y de Doña Artemisa, Princesa de Doria de Melfi. En julio de 1664 contrajo nupcias con su primo Don Pedro Fernández de Castro Andrade y Portugal, Conde de Villaba, Conde de Lemos y Marqués de Sarria quien en lo posterior fuera nombrado Virrey de los reinos del Perú.    


San Francisco de Borja; los Pontífices Calixto III y Alejandro VI, y Lucrecia Borgia,
parientes de la Virreina


La virreina era muy vanidosa, vestía con elegancia y en público siempre lucía espléndidos brillantes. Muchos decían que era una mujer soberbia y dominante, pues contaba entre sus antepasados a San Francisco de Borja (quien da nombre a un distrito limeño en la actualidad) y emparentaba con el Papa Calixto III, el Papa Alejandro VI y la hija de éste, Lucrecia Borgia. 

Las limeñas de entonces  - muy picarescas por sobre todo -, nunca tuvieron en buena estima a la Condesa de Lemos, no la quisieron como si a Doña Teresa de Castro, la esposa del anterior virrey Don García. 

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

A continuación el famoso escritor peruano Ricardo Palma nos muestra cuán ingeniosa y astuta era la condesa, que a ningún experimentado gobernante se le habría ocurrido hacer como lo hizo ella. 

"BEBA PADRE , QUE LE DA LA VIDA"
Libro: Las Tradiciones Peruanas
Autor: Ricardo Palma.  



En 1668 llegó al Callao el galeón Cádiz, en el vino el padre Núñez, fraile portugués de la orden de San Jerónimo. Apenas llegado éste mofletudo y bonachón clérigo, denunciaron ante la virreina que se trataba de un espía secreto de Portugal más no de un fraile y que estaba tramando una conspiración contra la corona española. 

Esta denuncia alarmó a los miembros de la Audiencia, por ello la virreina convocó a los Oidores al palacio y expuso el tema. De inmediato, sus señorías determinaron que el fraile fuese ahorcado en la plaza; condena muy de moda en aquellos tiempos.

La Virreina propuso no hacer escándalo de ese asunto y maquinando un plan dijo a la Audiencia: "Déjenlo vuestras señorías por mi cuenta que, sin necesidad de ruido ni de tomar el negocio por donde quema yo sabré descubrir si es fraile o monago; que el hábito no hace al monje, sino el monje al habito", si resultaba ser un espía, la virreina daría las órdenes de la ejecución al verdugo titular de Lima. 

Muy inteligente la condesa y conocedora de la fama que tenían los frailes a la hora de comer, se decide invitar al padre Núñez a hacer la penitencia en el palacio. Se puso el plan en marcha, la mesa estaba servida con suculentos platillos y deliciosos postres, había desde pavo hasta lechón enrollado, también alfajores y pastas. 

Tres oidores acompañaban a la noble dama en la mesa y ella los invitó a cenar, todos ellos se dieron cuenta que su paternidad Núñez no comía... devoraba. La virreina guiñaba el ojo a los oidores como diciéndoles:

- ¡Bien engulle! fraile es.

De tanto comer, el fraile sintió sed y como la moda de la época era la de colocar vasijas de barro de mediano tamaño en la mesa, el padre tomó con ambas manos uno de los cántaros y empezó a despacharse el líquido a su gusto. La virreina se dio cuenta que si se trataba de un impostor, este bebería con pulcritud, al ver la manera de beber del fraile a modo de apaciguarlo le dijo sonriendo: 

- ¡Beba padrre, beba que le da la vida!

Al ver que el fraile estaba tan entretenido con la comida, Doña Ana se levantó de la mesa y se dirigió al balcón seguida de los oidores.

- ¿Qué opinan vuestras señorías? - dijo
- Señora, que es fraile y de campanillas - respondieron.
- Así lo creo en Dios y en mi alma. que se vaya en paz el bendito sacerdote - dijo finalmente la virreina. 

¡Díganme si no fue más astuta que un hombre la mujer que gobernó el Perú!. 


24 comentarios:

  1. Muy interesante de esta mujer q gobernó y de lo del fraile
    Jo muy astuta , no cabe duda que siempre hay cosas nuevas que aprender :) mi estimado te mandó un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hay cosas que aprender mi querido Panchito, que bueno te haya gustado esta historia de mi país. La historia de la Virreina y el Fraile destaca la astucia y el tacto para tratar los temas que tuvo ésta gobernante.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Así es mi estimada, la mujer siempre ha demostrado gran capacidad de ser una gran administradora, y en la historia existen muchos ejemplos. Un fuerte abrazo y gracias por visitarme.

      Eliminar
  3. Que interesante, siempre he pensado que las mujeres son siempre mejores administradoras que los hombres (a veces me produce dudas susana villaran, pero esa es otra historia) que interesante debió ser vivir en esos tiempos (y que peligroso también), me ha gustado esta entrada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja creo que con la "Tía Raaagia" pasó algo raro XD. Debió ser bastante interesante y peligroso vivir en esos tiempos, de lealtades honores, crímenes e intrigas, pero mirándolo desde un punto de vista más romántico y naturalista, tiempos bellos.

      Eliminar
  4. Interesantísimo. Pero una lástima que una mujer tan capaz e inteligente sólo gobernara por tan poco tiempo. En mis tiempos universitarios hice un trabajo sobre Ricardo Palma y sus obras, pero, sinceramente, no recordaba esta historia del fraile. No me cabe duda que si mujeres así hubieran gobernado, y tan sabiamente, el destino del mundo hubiera sido otro. Un abrazo, Juan Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En verdad que Doña Ana de Borja, Condesa de Lemos demostró astucia, inteligencia y buen gobierno durante la ausencia en Lima de su esposo el Virrey Conde de Lemos. Hay muchas historias de Ricardo Palma que no se conocen del todo, existen ediciones que no publican todas y esta, la de la virreina y el fraile, la conocí hace muchos años por medio de mi abuelo.
      Un fuerte abrazo y gracias por visitar y leerme.

      Eliminar
  5. o sea q los frailes tenían fama de comer como bestias en esa época.
    Es como una sutil crítica

    ResponderEliminar
  6. Ohhh muy interesante, me encantó su astucia para reconocer al fraile. Se nota que te gustan estos temas de la Realeza y el Virreinato, yo la verdad estoy más perdido que cuy en tómbola ^^ Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy astuta la virreina y como dicen sus contemporáneos, el gobierno de los reinos del Perú estuvieron en muy buenas manos!. Gracias Munanín por visitarme

      Eliminar
  7. OHHH

    Debio ser familia de Los Borja y por tanto de San Francisco de Borja tal vez. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto ella era de los Borja, descendiente de San Francisco de Borja y pariente de los Borgia que es la italianización del apellido Borja.

      Eliminar
  8. Cari... pues si era una Borja o Borgia debió tener veneno en la sangre, buena para intriga, el lujo y el exceso(que me gustan eh) fascinante mujer. bien valdría un post sobre ella y otras damas de la colonia, mira me has dado una idea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy interesante escribir sobre personajes de ese periodo de la historia, un ose encuentra con cada relato que merece ser compartido. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  9. Cuando leí el título, no sé porque pensé que hablaría de Nadine Heredia jaja... venga! q es cierto y ella es la que gobierna este país. En fin, no sabía nada de esta condesa, se nota que gustas mucho de este tipo de temas.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La historia es un tema que me apasiona. Sobre la Primera Dama, considero que está haciendo quedar mal a su marido (no por cuestión de genero) al pretender realizar las funciones e inmiscuirse en decisiones que no le competen y "burlarse" del protocolo que creas o no es la malla y pedestal de los gobernantes y el pueblo vive de esas cosas. Gracias por visitarme y leer este post sobre mi amistad la Condesa de Lemos, Doña ana de Borja.

      Eliminar
  10. Juan Carlos, tu comentario allá me trajo acá, muchas gracias.
    Esto que has subido me pareció magnífico y sorprendente, no digo que sea un gran conocedor de la historia, pero esto ni lo imaginaba.
    Y no voy a recurrir al chiste fácil de hacer mención de la mandataria que le tocó al país donde vivo.
    Un fuerte abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hahaha no, no la menciones XD. Gracias por visitarme y que bueno que os haya gustado mi relato sobre la Virreina del Perú, la historia es uno de los termas que me apasiona. Un fuerte abrazo!!!!!

      Eliminar
  11. Pues si que era astuta!!! No tenía idea de que hubo alguna virreina, aprendí algo nuevo ;)

    Besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El gobierno de Doña Ana es un periodo en la historia del Perú del que poco se sabe. Fue una mujer muy inteligente que supo administrar el reino tanto en asuntos internos como extranjeros.

      Eliminar
  12. Indudablemente una mujer fascinante. En mundo de hombres el esfuerzo es aun mayor. Me hace recordar a la papa Juan, claro, en contextos diferentes, una por encargo real y otra, ocultando su identidad, lo que les llevó a tener destinos diametralmente distintos, pese a la astucia que, de lo poco que se sabe, ambas han mostrado. Excelente historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por visitarme y leer, me alegra que te haya gustado esta publicación. Un fuerte abrazo!!!!

      Eliminar