domingo, 15 de junio de 2014

El 4° piso... bendito cuarto piso.

Y todo salió como lo había esperado. La reunión con Maximiliano fue muy auspiciosa y ya teníamos preparado todo para la edición de la temporada, él tan entusiasmado y yo alegre por colaborar con las fotos para la editorial de moda.  


Estábamos con el ánimo en alto, literalmente, porque la reunión tuvo lugar en el 13° piso de un edificio en el distrito de Miraflores. Relajados después de organizar las cosas, decidimos contemplar el paisaje desde el balcón bebiendo un exquisito y peruanísimo café que un amigo cuzqueño había obsequiado a Max.