sábado, 8 de marzo de 2014

Lluvia

No hay nada que me guste más de ésta temporada que la lluvia. Es un espectáculo natural tan bonito y refrescante, sanador, liberador. No entiendo por qué mucha gente se torna gris y molesta ante su presencia. 




Hace dos días cuando regresaba a casa después de un arduo día de trabajo, el parabrisas del carro se vio invadido por incesantes gotas de lluvia que obligaron al conductor del vehículo disminuir la velocidad y sortear los charcos que gobernaban la Carretera Central. El cielo estaba completamente gris y en su cima los cerros cubiertos por las nubes cargadas del líquido elemento; en sus quebradas, por las heridas de los cerros, los riachuelos discurrían con una velocidad que aumentaba con el paso de las horas, el líquido bajaba hacia el valle (que en otros tiempos era totalmente verde) para unirse al río, a aquel Hablador que es el Rímac, que en la temporada de verano aumenta su cauce, rugiendo y trayendo consigo el agua de las lluvias de las zonas altoandinas, agua que irá a parar al mar...



Ante este espectáculo las calles lucen desiertas, la pista se convierte en un riachuelo y las veredas en verdaderos espejos, a través de la luz que emanan de los postes de alumbrado público se pueden distinguir la infinidad de gotas que caen raudamente sobre la ciudad. Quienes son más felices con la lluvia son las plantas que lavadas por el agua muestran en su esplendor aquel color verde oscuro del verano, que luego de la bondad de la primavera se prepara para su cercano otoño... 

Ya en casa no hago más que sentarme en el patio, protegido con una capa impermeable, a escuchar la bella canción de las gotas cayendo sobre el tejado, sentir el agua cayendo en mi rostro y bajando por mis mejillas, sentir aquel aire frío que acompaña a la lluvia, relajarme y deleitarme con el aroma de la tierra húmeda, aquel aroma que nos recuerda de donde venimos y que tan conectados estamos con la Pachamama, la tierra que todo nos brinda. En esta dualidad de lluvia y tierra en la que cada elemento hace su tarea, debemos aprender a vivir en comunión con la naturaleza. 

22 comentarios:

  1. me encanta el sonido de la lluvia!!

    ResponderEliminar
  2. A mi también me gusta la lluvia, es cuando soy mas feliz. Ah y también cuando hace frío.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un evento muy bonito y el cual nos saca muchas cosas de adentro...

      Eliminar
  3. a mi me gusta la lluvia, que golpee mi cara , que las gotitas se metan en mis ojos y me hagan pestañear, que el agua fria me golpee y moje mi pelo, mi cabeza caliente se enfria. Que rica la lluvia! eso si! me jode que la ropa demore mas en secar! y luego esquivar los charcos!! jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa sensación es maravillosa sentir la lluvia sobre tu cuerpo, y las gotitas cayendo en el rostro obligándonos a cerrar los ojos, lindo!

      Eliminar
  4. Me encanta la lluvia!! Los días de lluvia son mis favoritos, hasta el punto de que no me frena para salir a la calle si tengo que hacer algo pero no soporto el viento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los días de lluvia son espectaculares porque uno permanece en casa tranquilo y relajado con el sonido del agua cayendo.

      Eliminar
  5. Amistad, osea que para la mayoria de la blogosfera deberia ser invierno todo el año. Apoyo la moción!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja así parece amistad, a todos en el universo de la blogosfera les gusta la lluviecita y el invierno !!!!!

      Eliminar
  6. También amo la lluvia, me gusta también el invierno. todos coincidimos :D abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es una estación bastante atractiva, en todos los aspectos hehehe aparte uno puede apacharse XD

      Eliminar
  7. Pues aquí llega otro más que adora la lluvia. Me siento feliz contemplándola desde la ventana, y sintiendo el olor de la tierra mojada, y, como bien dices, es como una comunión con la madre Tierra. Podría pasarme horas así. Estupendas fotos, Juan Carlos. Un abrazo, compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchos adoramos la lluvia, nos da una sensación de frescura y de cierta nostalgia... un fuerte abrazo mi estimado!

      Eliminar
  8. Siempre me ha gustado la lluvia, su sonido, su aroma y el aire fresco. Aunque en mi caso caminar bajo la lluvia puede ser muy liberador y a la vez me puedo sacar la mier... ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja bueno una vez me saque la mier... bajo la lluvia y ahí si sentí bien fuerte su aroma XD

      Eliminar
  9. lo mejor del mundo es mojarse en la lluvia, claro esta cuando se puede :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero por supuesto... menos en día de tormenta eléctrica XD

      Eliminar
  10. Respuestas
    1. Gracias por leer y visitarme. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  11. Me encanta la lluvia, su sonido me arrulla, me encanta, no lo puedo explicar, me pone de muy buen humor. Los rayos, los truenos, el sonido del viento, aaaaaayyyyyy, qué lindo! Felizmente aquí llueve mucho y con ganas n_n Por eso me encanta esta islita, tiene todo lo que me gusta <3

    Becho!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La lluvia nos renueva, y su canto es relajante.

      Eliminar