miércoles, 23 de octubre de 2013

A veces pasa…

A veces pasa que no todos los días tienen la misma intensidad (ninguno en realidad), ninguno supera nuestras expectativas y simplemente nos dejamos caer ante la andanada de pensamientos y sentimientos que creíamos estaban bien escondidos, ocultos en la sombra de la mente, allí en el rinconcito que nadie quiere limpiar.


Ayer no fue un día normal para mi. Cuando desperté tuve sentimientos encontrados que uno a uno peleaban por salir y revelarse. Ayer fui varios Juan Carlos, atados todos juntos que batallaban por salir y finalmente se desperdigaron volando a diferentes puntos convirtiéndose en elementos irreconciliables. Fui el hijo preocupado y devoto, preocupado por mi madre a quien tuve que llevar de emergencia al seguro por un inicio de neumonía (no saben lo preocupado que estuve y ahora me mantengo al pendiente de mi Reina que es mamá). Fui también el hombre indignado con tanta porquería e insensibilidad que el ser más pensante, el “Hombre”, emana de si, atentando contra la naturaleza, contra sus valores y principios, contra los congéneres. Es lamentable ver que la sociedad ha llegado a un punto de valoración extrema de lo material (desechando nuestro ser espiritual), a la veneración del dinero y a cada vez comunicarnos menos en esta época donde la tecnología de la información en lugar de acercarnos nos distancia, nos tiene más incomunicados que nunca perdiendo la espontaneidad, la cercanía, la intimidad, enfriándonos más y más. 

Ayer fui también el “Doctor Corazón” de mis amigos y amigas (ahora está de moda especificar el género con ese rollo de la inclusión) que confían en mis consejos que les ayudarán a suavizar esos problemas del amor… Wow me sorprendo poder ayudarlos en esos menesteres, pero más me sorprendo verme de consejero de amor cuando yo ando con el “Corazón Cuarteado”… ayer fui muchas cosas y nada a la vez.

En medio de tanto rollo existencial (hahaha), antes de ir a trabajar decidí contemplar el mar, si ese gigante que baña nuestras costas, en él me encuentro de alguna forma. Ayer me relajé contemplando su baile, escuchando su música y perdiéndome en aquella delgada línea del horizonte, preguntándome si algún día podría estar allí en ese lugar donde el cielo se confunde con el mar.

La mañana era espectacular, el sol alumbraba como nunca y el Parque del Amor de Miraflores (vaya lugarcito que elegí) estaba lleno de alegría. Me complacía ver a los turistas fotografiándose, a los niños jugar, a los enamoraditos expresando sus más tiernos sentimientos (poquito de envidia en verdad), a los niños más pequeños recolectando flores o jugueteando con las mascotas, wow que bello espectáculo, pero en medio de eso me sentí más solo que un anacoreta.

Es verdad y no lo niego, a veces pasa que me siento solo. A veces pasa que por hacer feliz a los demás, hacerlos sentir bien, olvido que yo soy más importante. A veces pasa que por miedo al rechazo, reservo mis sentimientos no expresándolos y tornándome más frío que un tempano, pero ¿por qué tengo miedo de decir un Te Quiero? ¿De estrechar a quienes más quiero en un caluroso y sincero abrazo?...

A veces pasa que creemos que los obstáculos que nos pone la vida son tan grandes que no podremos superarlos, pero en realidad podemos lograr todo lo que nos proponemos, con ánimo, valentía y esperanza… ayer me sentí “bajoneado” por el primer mes de haber cumplido 28 años (es extraño acercarse a los 30).  Hace un mes recibí el mejor de los cumpleaños (inolvidable) y la idea de “crecer” asusta en cierto modo… ya no sé qué más escribir, pero lo que si tengo claro y tras este lapsus comprendo que hay que vivir al máximo valorando cada momento y a cada persona que tenemos a nuestro lado.     


10 comentarios:

  1. Pues hay que entrenarse en eso de decir: te quiero, siempre que sea con sinceridad :)

    Animo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, al sinceridad en primer lugar y a perder un poco la resistencia a expresarme. Gracias !!!!!

      Eliminar
  2. A veces pasa... tienes razón. Pero siempre, siempre, hay un mañana que puede cambiarlo todo.

    Adelante!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Marite, siempre hay un mañana y lo que cuenta es aprovechar cada momento al máximo. Gracias.

      Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  3. No todos los días son iguales, es cierto. Estuve así estos días, pero ayer dije be cool nena, hasta esta tarde que me hicieron renegar, pero aún así, no me dejaré bajonear por ningún huevón, pues no vale la pena.

    Crecer es tan natural como respirar, no hay nada que temer, believe me, te lo dice una treintañera :D

    Has estado de cumple! Felicidades!!!!

    Espero que tu mamita se recupere prontito!

    Besote Juanca!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el saludo Mina y tienes razón cuando dices que no hay que dejarse bajonear. Y si, mi cumpleaños fue el 22 de septiembre ya poquito más de un mes, fue espectacular.

      Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  4. Olá, boa tarde.

    Ufa ! Hoje é sexta feira, logo chego aqui com o meu sentimento de Amizade.
    Meus desejos de alegria, antes de tudo. Que o fim de semana seja um Templo de Sabedoria. De Paz. Que as energias concentrem-se todas, e que possamos na Segunda Feira, brindarmos com um sorriso, o Dom da Vida.
    Um abraço abraçado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olá,

      Muito obrigado por seus bons desejos e sua amizade. Eu desejo para que você aproveite o fim de semana

      Um abraço abraçado.

      Eliminar
  5. Wow lo q escribiste al inicio parece q describes mis dias jeje... pero ya no más, al menos no por ahora. Todoa tenemos dias q somos más de.una persona a la vez... no te sientas solo porque no lo estas, somos muchos q caminamos en.ese sendero

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus lindas palabras. Gracias por leerme y siempre con ánimo.

      Un fuerte abrazo!

      Eliminar