viernes, 1 de noviembre de 2013

Aquel mar morado...

En octubre las calles de Lima se impregnan del humo de las velas, el aroma a incienso y flores que van acompañados del fervor de todo un pueblo en uno de los acontecimientos religiosos más multitudinarios del mundo.


El sonar de la campanilla que el capataz mayor golpea es la señal para que los cargadores eleven el anda del Señor de los Milagros, tan pesada, de casi dos toneladas de oro, plata y fina madera que con fe es alzada en hombros de la cuadrilla que con total devoción llevan al Cristo de Pachacamilla en procesión. En ese momento la efigie se muestra a toda la gente que eleva sus manos hacia la imagen implorando misericordia, bendición... Aquella imagen conmueve, no tardan en oírse sollozos y ver a la gente enjugar sus lágrimas de emoción.  

De repente se oye la potente voz de una morena entonando "Glorifiquemos al Señor..." y es seguida por un coro de mujeres que responden al unísono "Hoy te adoramos Señor, Alabemos al Señor...". Así expresan sus más íntimos sentimientos al Salvador, en sus cánticos se lamentan, lloran la agonía del hijo de Dios. Aquel canto de alabanza se oye en toda la calle llegando a todos y conmoviendo al más frío corazón. Delante de las cantoras están las sahumadoras, mujeres ataviadas con blanca mantilla que portando barrocos sahumerios van perfumando el camino de Cristo con el aroma del incienso que se eleva al cielo como una plegaria, aroma de adoración divina que en todos rumbos anuncia la cercanía de la procesión.

Las sahumadoras van perfumando el camino de Cristo


Todos caminan con la mirada hacia el Señor, absortos, algunos de rodillas en sublime penitencia frente al Cristo de Pachacamilla, otros siguen a la multitud guiados por una fuerza que es superior a su voluntad. Desde los balcones arrojan blancas flores y papel picado. Mujeres lloran y ajustan retratos, fotografías e imágenes contra su pecho en fervoroso éxtasis. La gente se atropella, chilla y grita; canta y solloza. Al igual que un mar encrespado la muchedumbre va en diversas direcciones.

Los devotos alzan sus manos hacia la imagen implorando misericordia, bendición...



Tras aquel mar humano y a los lados de las calles vendedores de escapularios, rosarios, milagritos y cuanto artículo religioso exista hacen su “agosto” en pleno mes de octubre, las picaroneras, anticucheras y mazamorreras lanzan sus pregones al aire impregnado de fervor que rivalizan con las sirenas de las ambulancias o patrullas que resguardan tal acontecimiento. La banda de músicos interpreta solemnes himnos procesionales que en lugar de rivalizar con la voz de las cantoras, se complementan en una sola canción. Gente de todo lugar y clase social se encuentra en torno al Señor de los Milagros para convertirse en uno solo y perderse en esa inmensidad morada, aquel mar morado que es la procesión. 




Fotos de la red y un agradecimiento al grupo de Facebook "Fotos Cofrades" 

10 comentarios:

  1. Cari.. Aquí es día de Muertos, una celebración también muy importante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me resulta muy interesante la forma en como celebran el Día de Muertos. Aquí en Lima el mes de octubre es el mes morado (porque los hábitos que usa la gente es de ese color) dedicado al Señor de los Milagros que sale en procesión tres veces al mes. La fecha principal es el 28 de octubre día en que la imagen salió por primera vez en procesión el 28 de octubre de 1746 día en que Lima y el callao fueron afectadas por un terremoto y tsunami.

      Eliminar
  2. Este año me topé con la pocesión en el Jiron De la Union y tuve muy cerca al Señor, vaya que te dan muchos sentimientos...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto yo era incrédulo de esa sensación, peor cuando tuve a la imagen frente a mi wow lo que experimente fue maravilloso.

      Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  3. El año pasado me tocó cubrir la salida del señor de los milagros, demasiada gente, calor (justo ese dia salió el sol) estabamos en la plaza de armas y tuve que grabar un poco de todo ese barullo, realmente hay que tenerle mu hca fe para acompañar a la imagen y no sentir molestia por hacerlo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De verdad es algo que requiere mucha voluntad y fe. Como muchos dicen en la procesión se va a pagar las culpas jajaja.

      Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  4. Yo también soy devota del Señor de los Milagros. Mi mami me consagró a él, no sé si sea correcto el término, así me dijo ella, lo hizo cuando tenía 8 meses y por una meningitis casi me muero. Todos los octubres hasta los diez años, me ponían el hábito morado, a mí me gustaba n_n

    Besito :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mina "Consagró" está bien dicho :) este año vi a muchos niños pequeños con sus hábitos la verdad que se les ve tan lindos que no pude evitar las sonrisas.

      Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  5. No pude verlo, pero es impresionante.
    Es muy milagroso... yo soy devota también. Así como de muchos Santos.
    Un besote!

    ResponderEliminar
  6. Olá, bom dia.

    O tempo é de luzir. Então cada um de nós que busquemos o nosso Sol.
    Ele paira, e nos convida ao aquecimento do cotidiano. Não por que queremos, mas por que o tempo, exige em exposição, que cada um de nós, busquemos o nosso lugar. Abraços.

    ResponderEliminar